Que la ilusión de la compra de autos usados no juegue en contra de tus finanzas. Y es que la emoción puede hacer que no te des cuenta de las malas jugadas que puede hacerte un vendedor. Evita a caer en estafas al comprar un auto conociendo los fraudes más comunes.

 

#1. ¡Deposítame que te ganan el carro!

 

Navegas por internet o ves en los anuncios de los periódicos el auto que siempre quisiste. Es de segunda pero parece que ni lo usaron. ¿Irresistible verdad? ¡Cuidado ahí! Que si llamas y te dicen que hay muchos compradores en cola por el auto, pero que es tuyo si depositas cierta cantidad ¡has pisado el palito! Lo más probable es que el auto ni exista y que luego no vuelvas a saber nada de la persona con la que contactaste ni de tu dinero.

 

#2. ¡Soy el dueño del carro!, ¡Te lo vendo!

 

Recuerda que hay muchos carros robados circulando por allí. Las personas que te lo venden pueden dejarlos a muy buen precio y arreglar los papeles para que creas que todo es legal. ¡No te dejes engañar! Comprueba en los registros públicos a quién pertenece realmente el vehículo.

 

#3. Revisa los antecedentes del vendedor

 

Esto es importante, en especial cuando compras un auto en una tienda y no con un particular. El motivo es que puede ser que quien te venda el auto tenga denuncias pendientes de antiguos compradores. Ya sea por la venta de autos robados, autos defectuosos, etc. es mejor conocer lo que se está diciendo del vendedor antes de seguir con la compra.

 

#4. Barato sin probar

 

Las ofertas de autos usados baratos por internet son abundantes, pero puedes poner en riesgo tus finanzas personales si caes en la trampa. Y es que puedes comprar gato por liebre. No compres ningún vehículo usado sin haberlo probado y si haber pasado una revisión que te dé luces sobre su condición. Así sabrás si la compra vale realmente la pena.

 

 

   

Solicita tu préstamo

 

 

 

   

¡Denuncia si ves algún anuncio de venta de auto que hayas descubierto como fraude. Y sigue estos consejos para poder adquirir el auto usado que quieres sin que tu dinero se ponga en riesgo. Comprar un auto usado a través de una concesionaria o un banco (quien también te puede dar un crédito vehicular para este tipo de compra) es una buena forma de prevenir las estafas.