El periodo de gracia es un “beneficio” que ofrecen los bancos a los clientes que les soliciten ciertos tipos de crédito. Este suele aplicar para un crédito de libre disponibilidad, crédito vehicular, hipotecario e incluso cuando se solicitan préstamos para capital de trabajo. Pero ¿conoces realmente qué es el periodo de gracia? ¿Es tan bueno como parece? ¡Conócelo en esta nota!

 

¿Qué es el periodo de gracia?

 

El periodo de gracia es el tiempo que se pacta con el banco para no pagar una deuda. Es decir puedes sacar por ejemplo un crédito de libre disponibilidad o vehícular y no empezar a pagarlo hasta unos meses después. El periodo de gracia puede durar meses o hasta años. El plazo depende del tipo de crédito que se obtenga y de las políticas de la entidad financiera.

 

¿Es tan bueno como suena?

 

Los bancos no te van a dar nada gratis. Un periodo de gracia no significa que no vayas a pagarle nada al banco, el único pago que se omitirá por el período establecido será el de la deuda, pero no el de los intereses.

 

Es decir si sacaste un préstamo por S/.50,000 cuya cuota no puedes pagar los dos primeros meses se te omite durante aquellos el cobro del monto prestado, pero no el de los intereses que pueden ser de S/.5,000. Así durante esos dos meses que pagaste en total S/10.000 tu deuda no habrá bajado y para el tercer mes cuando quieras pagar la cuota se te cobrará el pago principal que podría ser de S/.6,250 más los S/.5,000 de interés. ¿Notas que no es tan bueno como parecía?

 

¿Cuándo solicitar un periodo de gracia?

 

Te recomendamos que sólo solicites un periodo de gracia cuando realmente no tengas dinero para pagar tu deuda del mes. De otra forma será como tirar el dinero y aumentar los intereses y el tiempo de pago de tu deuda.

 

Antes de solicitar un periodo de gracia evalúa qué tan conveniente será este para tu economía. Ten en cuenta también el tiempo que pedirás para “disfrutar” de este “beneficio”. Recuerda que a mayor tiempo, mayores serán los intereses que tendrás que pagar.

   

Solicita tu préstamo

 

 

 

¡Eres dueño de tus finanzas!

 

No dejes que por no conocer de qué se tratan los “beneficios” de las entidades financieras tu economía se vea afectada. ¡Sigue leyendo los consejos de nuestro blog”.