Celebrar un matrimonio en Perú no es barato, de hecho una boda soñada, con el gran local, una bonita decoración, etc. puede llegar a costar más de 50,000 soles para poco más de 100 invitados, nos cuentan desde Novios a Bordo. Entonces ¿todos podemos celebrar la boda de nuestros sueños? ¿Son los préstamos para bodas la única solución? Pues el equipo de este colectivo de novios nos cuenta que existen diferentes formas de financiar la fiesta de matrimonio, ¡conoce más sobre tres de ellas!

 

Ahorrar para el gran día ¿Es la mejor elección?

 

Ahora que sabemos cuánto cuesta una boda en Perú, lo mejor que podemos hacer es crear un presupuesto para casarse. Es la solución ideal, pero no es  la más práctica cuando uno ya tiene la fecha elegida ya que es posible que no se llegue a juntar el monto total en el tiempo que quede.

 

Según Novios a Bordo, aunque es mejor empezar a juntar el dinero para la boda desde que se tengan las intenciones de casarse (incluso antes de la pedida de mano), lo cierto es que muchas parejas empiezan a ahorrar en el lapso que hay entre la pedida y el día elegido para la boda.

 

En el mejor de los casos este lapso puede ser de un año y permite que ambos novios puedan juntar una parte de lo necesario. De ser así el dinero restante puede conseguirse de dos formas: a través de regalos  de amigos y familiares, que pueden recolectarse a través de un colectivo de novios (como Novios a Bordo) o mediante préstamos personales o préstamos mancomunados (préstamos en pareja).

 

Pedir dinero para casarse ¿Cómo hacerlo?

 

Pedir dinero para casarse no está mal. Muchas parejas se han animado a hacerlo para financiar diferentes detalles de su matrimonio y lo han solicitado a modo de obsequio por parte de sus invitados. Hacer este pedido, a través de colectivos de novios (como Novios a Bordo) es una buena forma de incluir a los invitados en detalles que cada pareja quiere para su gran día.

 

¡Crea tu lista de novios con Novios a Bordo!

 

Algunos novios pueden pedir regalos en forma de dinero para financiar parte de su recepción, el vestido de la novia, la decoración, las bebidas, etc., en otros casos lo destinan para el viaje de recién casados. Desde Novios a Bordo nos cuentan que el mayor porcentaje de dinero que las parejas recaudan en su lista de novios está destinado para ser usado en su luna de miel, ya sea para la adquisición de tickets aéreos, hoteles, actividades, etc.

 

Un préstamo para financiar la boda

 

Los préstamos para boda no son una mala elección y pueden pedirse mancomunados o como préstamos personales (¡como los que puedes conseguir a través de Solven!). Lo ideal, aconsejan desde Novios a Bordo, es que se solicite este tipo de préstamos cuando se haya hecho el presupuesto para el matrimonio y se note que lo ahorrado (incluso lo sumado con los obsequios en efectivo) no sea suficiente. Con el presupuesto se sabe qué cantidad exacta pedir y así se evita el sobreendeudamiento.  

 

¿Qué opinas? ¿Cómo crees que puedes financiar mejor tu matrimonio? Lo ideal es ahorrar lo máximo posible, incluso combinar diferentes tipos de financiamiento (como pedir dinero como regalo de bodas) y finalmente, si aún falta dinero, solicitar un préstamo, estos últimos son una mejor opción incluso frente al uso de tarjetas de crédito ya que aquellas tienen una de las tasas de interés más altas del mercado. ¿Qué método de financiamiento es tu favorito?

 

 

Te podría interesar

 

¿Planeas una boda? ¡Conoce cómo no desequilibrar tus finanzas!