Los bancos conocen muy bien a sus clientes. Por esos siempre están sacando nuevas alternativas según sus distintas necesidades. Una novedad son los préstamos para taxistas. Préstamos que puedes conseguir fácilmente -¡claro, siempre teniendo como tu arma secreta tu excelente historial crediticio!

 

Los préstamos para taxi

 

Puedes conseguir un auto nuevo si apelas a un crédito vehicular, pero a veces estos son muy costosos. Si vas a usar el auto para taxear no resulta tan conveniente. Frente a estos hay bancos que ofrecen préstamos para adquirir vehículos exclusivamente para el servicio de taxis.

 

En algunos casos las entidades financieras te van a pedir que dejes un aval – como una casa, por ejemplo. En otros solo te pedirán como requisito que tengas ingresos mínimos de “x” soles, aunque claro está, esto significa que te prestarán menos dinero para comprar tu auto. Como todo préstamo por monto altos, será necesario que sea aprobado, además no solo importará tu buen historial crediticio, sino tu excelente record de conductor. ¿Crees que calificas?

 

Préstamos rápidos online

 

Cuando quieres dedicarte a taxear puede que ya tengas un auto, pero que necesites dinero extra para reparaciones, seguridad, papeles, etc. Si este es tu caso lo que necesitas es un préstamo rápido. Hay los que puedes conseguir online o a los que puedes acceder mediante una llínea paralela de tus tarjetas de crédito.

 

Los préstamos online, a diferencia de las líneas paralelas de tus tarjetas, los pides tú al banco a través de plataformas virtuales. Te recomiendo este tipo de préstamos si necesitas dinero al instante y no puedes esperar la aprobación  de un crédito.

 

Si vas a ir por un préstamo rápido online para taxistas, lo mejor es que trates de seleccionar el menor tiempo para pagar la deuda. Así reducirás el interés. Con estos préstamos puedes costear gastos como: el mantenimiento de tu vehículos, cambio de cubierta, etc.

 

 

   

Solicita tu préstamo

 

 

 

   

Consejos extra

 

No desesperes nunca para sacar un crédito. Planea bien y evalúa si estás capacitado para lidiar con uno. Si estás listo compara bien las diferentes ofertas bancarias para que así pagues menos intereses por tu deuda.