Solicitar tarjetas de crédito es un muy fácil hoy en día. En cuestión de minutos puedes tener tu tarjeta aprobada y en tus manos lista para su uso. En ese momento una tarjeta de crédito parece de lo mejor, pero no te parecerá lo mismo cuando vengan los pagos mensuales de lo que compraste en cuotas y es que la tasa de interés de las tarjetas de crédito no son bajos.

 

Así como usar de forma arbitraria las tarjetas de crédito no es sano para tus finanzas personales, tampoco lo es pagar el monto mínimo de ellas. Si eres de las personas que pagan el monto mínimo de tus tarjetas, presta atención a la siguiente información y deja los malos hábitos atrás.

 

Optar por el pago mínimo es muy costoso

 

Es cierto que optar por el pago mínimo de una tarjeta de crédito equilibra las finanzas del mes en que se elige esta modalidad, pero resulta más costoso a la larga y es que el pago mínimo de las tarjetas representa aproximadamente el 5% de la deuda total más los gastos que no tienen que ver con el monto financiado (entre ellos las comisiones y los intereses).

 

Si solo pagas el monto mínimo de una deuda simple que fácilmente podrías pagar en un año, esta podría extenderse en 5, 10 o más años, si siempre optas por esta modalidad. A la larga los intereses pagados serán muchas veces mayores a la cifra inicial y podrás sentir que la deuda inicial no se ve reducida.

 

Según la nueva normativa de las SBS, incluso en cada estado de cuenta puedes conocer en cuánto tiempo pagarías el total de tu deuda si solo optas por pagar el monto mínimo. Anímate a hacer cálculos y nota la importante y alta diferencia que habría entre tu deuda inicial y todo lo que habrás pagado al final.

 

Lee también: Ventajas y desventajas de las tarjetas de crédito

 

Algunos consejos sobre el pago mínimo…

 

Los especialistas en finanzas, aconsejan a quienes tengan deudas por el uso de tarjetas de crédito, solo optar por el monto mínimo cuando dentro del mes hayan tenido gastos inesperados y necesarios.

 

Es preferible además, no pagar el monto mínimo que venga en el recibo mensual, sino el máximo que podamos pagar según nuestra solvencia económica. Es decir si el monto mínimo es S/100.00 y la cuota del mes es de S/500, pero disponemos de S/300.00, siempre es mejor pagar los S/300.00 que solo el monto mínimo que solicita el banco.

 

Los expertos también aconsejan que si se va a necesitar un crédito, es mejor optar por solicitar un préstamo personal a usar la tarjeta de crédito para financiar cualquier adquisición y es que los intereses de un crédito personal suelen ser menores, además puede solicitarse este con el pago mensual de cuotas fijas.