Si tu meta es ahorrar entonces las comidas fuera de casa no se pueden hacer una rutina de todos los días. No te digo que esté mal salir a comer de vez en cuando, pero hacerlo por costumbre no es bueno para tus finanzas personales. Conoce cómo puedes ahorrar comiendo fuera de casa.

 

#1. Si sales a comer pide el especial del día

 

Si por “a” o “b” no pudiste llevar el refrigerio al trabajo, o a tu centro de estudios, y no te queda de otra que comer en la cafetería, o el restaurante más cercano, pues busca los especiales del día. Estos suelen ser más económicos y además cada día tienen un plato diferente en oferta.

 

#2. Usa cupones de descuentos

 

Ahorrar en comida no significa que no te des tus gustos de vez en cuando. De hecho una forma en la que he podido disfrutar de buena comida sin desequilibrar mi presupuesto personal del mes es usando cupones. Pueden ser los cupones que te dan con ciertas tarjetas de crédito, los que te ofrezcan canjear por puntos, cupones que te den en los supermercados o los que compres en cuponeras online. Así puedes obtener promociones buenísimas y comer con toda tu familia.

 

#3. ¡Vamos a un buffet!

 

Para quienes quieran variedad por un precio bajo, lo mejor es aprovechar los buffet. He ido con grupos de amigos y ¡claro que lo supimos aprovechar! Pudimos repetir cuanto quisimos y todo estaba bravazo. Además, hay ciertos días u horarios cuando puedes acceder a ofertas en restaurantes que ofrezcan un buffet. ¡Aprovéchalas!

 

#4. Prefiere comer fuera para el almuerzo

 

Comprobadísimo, la comida de noche es más cara que la de día y eso es porque los platos del día y los menús se ofrecen para el almuerzo y no para la cena. En este otro horario lo común son los platos a la carta, aunque claro, todo depende del restaurante que elijas.

 

#5. ¿Fast Food? Compra el plato no la bebida

 

Cuando voy a un patio de comidas no me dejo engañar por los combos y es que una gaseosa que me puede costar solo S/1.50 en el súper, me puede costar hasta S/5.00 en el fast food. ¿Imagina si vas en grupo y compran una gaseosa de litro por esos S/5.00? ¡Todos ahorrarían! ¡Y hasta podrían repetir!

 

 

   

Solicita tu préstamo

 

 

 

   

¡Todos podemos ahorrar en cada gasto del día! La comida no es la excepción. Evita comer todos los días fuera y verás cómo tu cuenta de ahorros crece. Y al igual que con tus finanzas, compara bien los diferentes restaurantes antes de elegir en cual comer. Hay muchos que ofrecen comida rica y barata cerca de donde estudias o trabajar.