Cuando uno está sin empleo muchas dudas surgen. Y es que primero que nada no sabes qué hacer para solventar tus gastos si no tienes una fuente de ingresos, pero es hora de pensar bien las cosas,

 

Invierte el dinero que tienes

 

Es probable que si te quedaste sin empleo tengas algún dinero guardado en el banco o te hayan dado alguna compensación. Si este es el caso te recomiendo que inviertas tu dinero. Puedes empezar un negocio propio sin tanto capital para solventar tus gastos mientras buscas trabajo.

 

Empieza a hacer freelance

 

No tengas miedo a ofrecer tus servicios profesionales como freelance. Hay muchas carreras que te permiten brindar tus servicios sin necesidad de trabajar para una empresa. También puedes ser freelance de aquellas actividades que adquiriste durante tu empleo, si fuiste Community Manager ¡aprovecha la oportunidad para ofrecer este servicio!

 

Otra forma de ganar dinero con tus habilidades es enseñando lo que sabes. Los vídeos tutoriales son una forma de ganar seguidores y dinero por los alumnos que tengas. Además ayudará a vender tu imagen como un referente en tu profesión: mejorará tu empleabilidad.

 

Lee también: Cómo tu historial crediticio te ayuda (o no) en tu próxima chamba

 

Venta por catálogo

 

No solo es cosa de mujeres, hay muchos productos que se pueden vender por catálogo. Otra opción, si tienes habilidades en ventas, es hacer negocios con algún familiar o amigo que también requiera ingresos extra y que tenga algún talento, como por ejemplo: hacer postres, coser, hacer manualidades, etc. De esa forma puedes vender sus productos y tener un margen de ganancia para ambos.

 

¡No te quedes de brazos cruzados si perdiste tu empleo! Si no tienes ninguna oferta en puerta lo mejor que puedes hacer es empezar a poner manos a la obra y mover el dinero que te queda para que no se agote y así tus finanzas personales no pendan de un hilo. ¡Tú puedes!

 

 

Solicita tu préstamo

 

 

 

Lee también:

 

* En un despido cómo manejar tu liquidación.
Ofertas que alteran tu presupuesto ¡No te lo permitas!