¿Ya has postulado a varios trabajos y no te dicen que sí todavía? ¿Sabes que eres bueno en lo que haces y no entiendes qué está pasando? ¡Sorpresa! Tu historial crediticio puede ser la razón, y es que este es un factor que puede jugarte en contra al buscar un nuevo trabajo. ¡Conoce más!

 

Un filtro que cada vez más empresas aplican

 

Al momento de postular a un trabajo hay muchos filtros por los que pasa una persona antes de llegar a la entrevista. En las grandes empresas, uno de estos, es la verificación de reportes negativos en Infocorp. Y es que al parecer las compañías no quieren a personas morosas o con deudas sin pagar en su planilla. Así que, como ves, si no te aceptaron en un trabajo para el cual eras el candidato ideal, puede ser por este motivo.

 

¿Está regulado por la ley la exclusión por malos reportes crediticios?

 

La verdad es que no existe una ley que prohíba la contratación de personas con un mal comportamiento de pago. De hecho, visto de cierta manera, puede ser considerado una discriminación no contratar a alguien por no haber podido pagar sus deudas ya que, en ocasiones, este problema se da por factores que escapan de las manos y no por falta de voluntad de cada persona.

 

No todas las empresas te excluirán por esta razón

 

Aunque distintas empresas han empezado a tomar un historial crediticio negativo como una desventaja para nuevas contrataciones, no todas lo hacen. De hecho, depende mucho del sector y de sus políticas de contratación. Por ejemplo, ciertos bancos y algunas financieras, solo contratan personal SIN problemas financieros registrados (en la SBS o Infocorp).

 

De cualquier forma, te recomiendo que, por el bienestar de tus finanzas personales, evites retrasos en los pagos de tus deudas. Si por algún motivo no pudiste pagar a tiempo, regulariza cuanto antes tu situación, acércate al banco en busca de una solución. Finalmente habla muy mal de ti que le debas a alguien y que no tengas la buena voluntad de querer pagar. ¿Tú contratarías a una persona que no paga sus deudas? ¡Yo tampoco!