Cuando se adquiere una tarjeta de crédito es común que se ofrezca la opción del crédito revolvente o en cuotas, pero ¿sabes realmente de qué tratan estas modalidades para el pago de tu tarjeta de crédito. Conoce en esta nota cuál te conviene más.

 

Crédito revolvente, ideal para una cuota

 

El crédito revolvente es aquel que permite que una entidad financiera no cobre intereses por el préstamo que te haga. Eso sí y sólo sí eres capaz de pagar el monto total en la fecha límite de tu cierre de facturación.

 

Es ideal, si eres capaz de pagar a tiempo.  Si esto no sucede los intereses serán mayores. Los expertos reconocen que un crédito revolvente que no se pague en una sola cuota puede llevar intereses 71% mayores a los que se tendrían si se hubiera optado por el pago en cuotas usando una tarjeta de crédito.

 

Crédito en cuotas

 

Lo preferible cuando no se es consciente de que no se puede cancelar la deuda en un solo pago es optar por el crédito en cuotas.

 

Esto permite que puedas calcular en cuánto tiempo cancelarás la deuda de tus tarjetas. Así podrás acordar con el banco pagar un monto fijo en una cantidad de meses determinada. Te permite ser consciente del monto total a pagar; incluyendo intereses y comisiones bancarias, de esa manera no afectas inconscientemente tu economía.

 

   

Solicita tu préstamo

 

 

Datos extra

 

Lo que te hemos contado sobre tarjetas de crédito sirve también para la disposición de efectivo de tus tarjetas. Por lo que sería conveniente optar por el pago en cuotas si no tienes la capacidad financiera de pagar un crédito en una sola cuota. Debes tener cuidado con la disposición en efectivo y es que hay bancos que solo admiten el crédito revolvente. Lo que podría afectar de gran forma tus finanzas a largo plazo.