¿La sola idea de tener deudas te causa dolor de cabeza? ¡Entonces vas por buen camino! Y es que tratarás de evitar tenerlas a toda costa. Pero ¿sabías que hay deudas buenas y deudas malas? ¡Pues sí! Y aunque endeudarte sea una idea lejana, quizá cuando busques financiamiento para estudiar, préstamos para ver crecer tu negocio o algún crédito hipotecario puedan ser una buena idea.

 

Hoy no te quiero hablar de las deudas buenas que por lo general son muy bien planificadas, sino de las deudas malas. Sí, esas que hacen que nunca tengas dinero para ti o para alguna emergencia. En esta nota te cuento cuatro pasos para que te alejes de esas deudas que no le convienen a tus finanzas. ¿Me sigues?

 

#1. ¿Puedes ahorrar para lo que quieres? ¡Pues ahorra!

 

Quieres esas zapatillas de moda, te encanta la idea de comprarte esa consola de videojuegos moderna, pero ¡oh sorpresa! no tienes el monto total. Pues ¿por qué la prisa en usar tu tarjeta de crédito si puedes ahorrar para comprarlo? Si tu vida no depende de comprar algo de moda o darte un gusto pues piénsalo dos veces antes de usar crédito como medio de pago.

 

#2. Aceptar cuando te dicen: “Señor, tiene una tarjeta pre-aprobada”

 

Seguro ya te han llamado para ofrecerte una tarjeta de crédito o un préstamo pre-aprobado ¿verdad? y te han dicho “si nos dice que sí podrá acercarse a nuestras oficinas a retirar su dinero” o “su tarjeta” si pisaste el palito y aceptaste: ¡estás frito! y es que en el caso de que realmente necesites la tarjeta o el préstamo no tienes idea de los intereses y comisiones que pagarás por estos “beneficios del banco” y peor aún no los comparaste con otros bancos que podrían cobrarte menos comisiones e intereses.

 

#3. Ni mires el monto mínimo

 

Ya te hemos contado que es un grave error pagar el monto mínimo de tus tarjetas. Pues si ya sabes lo perjudicial que es pagarlo ¿por qué mirarlo en tus estados de cuenta?, siempre paga la cuota máxima y si puedes pagar más, mejor así reducirás intereses y comisiones del banco.

 

#4. Irte de vacaciones sin plata ¿estás loco?

 

Un viaje para vacaciones es un regalo que te haces a ti mismo con tu dinero, entonces ¿Cómo puedes planear unas vacaciones sin dinero? Si me dices que es con un préstamo te diré que no es la mejor decisión y es que lo que disfrutes en el viaje lo terminarás pagando con el trabajo extra que tendrás que hacer para pagar tu deuda.

 

Además, cuando termines de pagarla es muy posible que no hayas podido ahorrar mucho para poder viajar el siguiente año. ¡No dejes que se vuelva un círculo vicioso!

 

Para que no caigas en el vicio anterior, aquí te dejamos algunas alternativas para disfrutar de tus vacaciones sin dinero.