Elaborar un presupuesto personal no es nada del otro mundo. Es cuestión de tomarse el tiempo suficiente para evaluar la situación financiera en la que nos encontramos y entender si estamos usando nuestro dinero de forma inteligente.

 

Un presupuesto personal bien planteado permite salir pronto de préstamos personales y  tarjetas de crédito que hayamos solicitado, y nos entrena sobre cómo ahorrar para el futuro.

 

Conoce los pasos para elaborar tu presupuesto personal. Un poco de educación financiera te ayudará a mejorar tu economía.

 

#1. Conoce tus ingresos y egresos

 

Debes conocer el total de ingresos que generas como trabajador cada mes. El monto es importante porque te permitirá saber si tus egresos son proporcionales o hay desbalances. A continuación anota en un excel todos los egresos que tienes al mes desde los necesarios hasta los gustos que sueles darte.

 

Al restar los egresos de tus ingresos debería haber un saldo a tu favor, si las cuentas no te dan, es porque debes hacer un reajuste en tus finanzas y entrenarte en cómo ahorrar para lograr tener estabilidad financiera.

 

#2. Ordena tus prioridades de pago

 

Al ordenar tus prioridades podrás saber, en caso ganes menos dinero durante algún mes o tengas gastos de emergencia, qué pagos no puedes descuidar.

 

Siempre es conveniente priorizar el pago de deudas o de servicios, cuya acumulación lleve a pagar cargos adicionales o mayores intereses. Esto evita que tengas que tengas que ver luego cómo salir de deudas con altas tasas de interés mensual.  

 

#3. Haz reajustes

 

Una vez que conoces tus finanzas y que ordenes tus prioridades de pago, es momento de eliminar todos los gastos innecesarios que no te permiten recuperar tu estabilidad financiera.

 

Puedes darte uno que otro gusto al mes, pero si piensas en mejorar tus finanzas, estos gustos no deben representar una amenaza a tu economía, ni impedirte ahorrar todos los meses un monto mínimo.

 

#4. Destina un porcentaje mensual para ahorros

 

Siempre que sea posible, se recomienda destinar dinero para el ahorro. Está comprobado que cuando se ahorra dinero en un banco existen menos probabilidades de disponer del mismo.

 

Lo ideal es que el ahorro represente al menos el 10% del total de tus ingresos. Si esto no es posible debido al pago de deudas, o gastos que escapen de tus manos, siempre que se tenga un dinero extra,  guárdalo – siempre es una mejor alternativa que gastarlo.

 

#5. Haz un seguimiento minucioso de tus finanzas

 

Periódicamente debes hacer un seguimiento de cómo van tus finanzas. Lo ideal es tener porcentajes de dinero destinados para cada tipo de gasto y ver que, a lo largo de cada mes, esto se cumpla.

 

   

Solicita tu préstamo

 

 

Es difícil acostumbrarse, pero vale la pena el resultado. Si necesitas ayuda conoce 5 hábitos que te ayudarán a mejorar tus finanzas personales.