Tener una tarjeta de crédito no es un beneficio, es una responsabilidad. Y es que un mal uso de este tipo de tarjetas puede ocasionar deudas que duren años sin disminuir. Retrasar el pago de las tarjetas de crédito es nocivo para tus finanzas. Conoce qué pasará si dejas de pagar el monto de tu estado de cuenta.

 

Te cobrarán una penalidad

 

Así sea porque te retrases un par de días, el banco te cobrará una penalidad por el tiempo transcurrido. Por lo general los bancos cobran un monto fijo a partir del primer día de retraso de tu deuda, ¿ves lo importante que resulta recordar tus fechas de pago?

 

El interés que cobra el banco por moras es muy aparte del interés compensatorio. El interés moratorio es un porcentaje variable sobre el capital de la deuda.

 

Así que como puedes notar mientras más te demores en pagar mayor será el monto que tendrás que devolver al banco. Incluso si sacas cuentas los intereses y penalidades pueden sumar más dinero del que dispusiste inicialmente de la entidad.

 

Serás evaluado negativamente en centrales de riesgo

 

Cuando tus retrasos en los pagos de tus tarjetas de crédito son constantes, el banco te reportará como una persona morosa ante las centrales de riesgo como Infocorp. Tener un reporte negativo perjudica tu historial crediticio y es que te impedirá poder solicitar préstamos a futuro. Además limpiar tu historial no es fácil y tus faltas podrán permanecer en el registro hasta por seis años después de cancelada tu deuda.

 

Otra consecuencia negativa de tus moras es que al ser identificado como un cliente riesgoso tus tasas también podrían subir.

 

Ser un cliente puntual en los pagos tiene recompensas. No serlo trae serios problemas y altos costos. ¡Evita retrasarte en los pagos por olvidar la fecha!