Las mascotas nos alegran la vida. Pero así como nos dan cariño y felicidad, también nos generan más responsabilidades. Responsabilidades que tienen que ver con nuestras finanzas personales.

 

¿Te has puesto a pensar cuánto te cuesta mantener a tu mascota cada mes? Es un gasto que tienes que tener en cuenta en tu presupuesto personal si no quieres tener problemas financieros. No es que vayas a gastar una millonada, pero si quieres construir un mejor futuro para ti y tu querida mascota, no puedes despilfarrar. Aquí te enseño cómo puedes ahorrar en los gastos de tu mascota, sin descuidarla.

 

Ahorrar en la comida de tu mascota

 

Los alimentos hechos para mascotas son balanceados y, con tu experiencia y las recomendaciones de tu veterinario, ya sabes cuál es el mejor para la tuya. En alimento no se puede ahorrar cambiando la comida por una más barata, ya que a la larga puede afectar la salud de tu perro o gato y, por lo tanto, con los gastos médicos, todo te terminaría saliendo más caro.

 

Pese a ello, también se puede ahorrar en la comida comprando por cantidad. Saca tu cuenta, a veces un saco de 15 kilos puede costar mucho menos que ir comprando bolsas de kilo. Hay incluso alimentos de marcas que se venden a granel, y que son menos costosas que las empaquetados.

 

Otra forma de ahorrar en comida, es aprovechando ofertas y promociones en supermercados. Compara bien también los precios de los distintos establecimientos, a veces en las mismas veterinarias suele estar un poco más caro el precio de la comida.

 

Ahorrar en la medicina de tu mascota

 

Ahorrar en la medicina tampoco es fácil, pero no imposible. Por ejemplo, puedes aprovechar las campañas de vacunación para aplicarle todas las vacunas que le sean necesarias. También te recomiendo averiguar cuáles son las que sí o sí tienes que ponerles, y cuáles son opcionales – si andas aún un poco ajustado, puedes aplazar estas sin afectar su salud.

 

Algunas veterinarias te pueden dar planes para atender a tu mascota, averigua si tu veterinaria de confianza te los ofrece. Y si tienes la suerte de poder asegurar a tu mascota, ¡hazlo!. A la larga puede ser más económico, pero compara bien los precios antes.

 

Ahorrar en la higiene de tu mascota

 

¿Mandas a bañar a tu mascota? Dependiendo de su tamaño y la distancia entre tu casa y la veterinaria, se suele establecer el precio. Este gasto puede reducirse si empiezas a bañar tú mismo a tu perro o a tu gato.

 

¿Te diste cuenta de cuánto estabas gastando de más en tu mascota? Si a eso le sumamos la ropa que le compras, los juguetes y los premios, es mucho dinero ¿verdad? Como ves, sí se puede ahorrar en tu mascota sin descuidarla, todo es cuestión que te lo propongas.

 

¿Buscas otras formas de ahorrar? Lee también: 

 

Cómo ahorrar y salir con amigos.
* Cómo ahorrar plata en el trabajo.
* Descubre cómo ahorrar cuando vas al súper.