Vas a la tienda y diciembre ya se ha sentir aunque noviembre acabe de empezar. ¿Por qué? Porque el espíritu navideño se vive en nuestro país y ya hay arbolitos de navidad, adornos y regalos inundando las vitrinas.

 

Y como viene diciembre y todos nos ponemos festivos, es normal dejarse llevar por este espíritu navideños. Pero cuando se trata de tu bolsillo y en especial de nuestra gratificación, debemos poner un stop al despilfarro. En esta nota te cuento lo que no debes hacer con tu gratificación. ¡Que no se vaya tan rápido: disfrútala!

 

#1. ¡Que no desaparezca toda!

 

Planifica en qué vas a gastar este dinero y no lo gastes inconscientemente. La planificación te ayudará a ahorrar y evitará las deudas y el despilfarro.

 

#2. No gastes todo en lo mismo

 

¿Tu gratificación no es poca verdad? Pues no tiene ningún chiste gastarla toda en una sola cosa. Un consejo que me ha servido perfecto en mi tiempo de ahorro es destinar porcentajes.

 

Si quieres usar todo el dinero de tu grati pues úsalo de forma inteligente. Así un porcentaje puede ir perfecto a amortizar alguna deuda. Si haces esto no te sentirás tan culpable de gastar parte de tu grati en un regalo para ti ¡te lo mereces!

 

Lee también: ¿Pagar por adelantado un crédito  o préstamo tiene costos adicionales?

 

#3. No prestes dinero

 

Sí, a veces tenemos corazón de pollo y si alguien nos pide un préstamo de dinero y justo tenemos la grati en mano: lo damos. Pero no es lo mejor que puedes hacer con esa plata que tanto te ha costado.

 

Analiza la situación y si esa persona realmente lo necesita y tú puedes prestarle, no te digo que no lo hagas, pero sí que no prestes todo, sino una cantidad prudente.

 

Pero antes de prestar no dejes de leer: ¿Vas a prestarle dinero a alguien? ¡Aquí algunos consejos!

 

#4. No eres el padrino de todos

 

La Navidad nos despierta el amor desinteresado y las ansias de dar aunque no recibamos nada a cambio, pero ¡detente ahí! no eres Papá Noel ni millonario. No te digo que no uses parte del dinero de tu grati para hacer regalos, pero no abuses. Y si por último quieres regalarle algo a todos, solo gasta un porcentaje del total. Compara precios y busca regalos simbólicos: lo más importante es estar juntos, no llenar la casa de regalos en Navidad.

 

#5. ¡Acabarte todo en diciembre!

 

¿Quién te ha dicho que la grati tiene tiempo de caducidad y que solo vale para diciembre? ¿Nadie, verdad? Entonces por qué gastarte todo en este mes. Guarda un poco para el mañana, quizá en enero parte de ese dinero pueda servirte y mucho. ¡Imagina un viajecito por las playas del país!

 

#6. Salirte de tus planes

 

Quizá eres de los sabios que ya tenían planeado cómo usar responsablemente este dinero, tal vez pagando alguna deuda. Pues ¡no te salgas del camino! En cuanto tengas la plata sigue tus planes, así evitarás tentaciones.

 

Lee también: ¿Te demoras en pagar deudas? ¡Estos son los factores que influyen!

 

#7. Olvidar invertir

 

Tener tu grati es bueno, pero puedes multiplicar el dinero sabiamente invirtiendo. Puedes invertir en algún negocio propio o incluso en la bolsa.

 

Lee también:  Cómo invertir tu gratificación: ¡Que el dinero aumente!

 

#8. No destinar algo para ti

 

Sabemos que eres una buena persona y te dejas para el final, pero no tiene por qué ser así siempre. Mereces disfrutar de tu grati así que incluso cuando tengas que pagar una deuda con parte del dinero, puedes destinar un porcentaje para ti. Cómprate ropa nueva, planea un viaje corto, disfruta de una cena en ese restaurante que tanto te gusta, etc. ¡Te mereces ser feliz y disfrutar del dinero que ganaste con tu esfuerzo!