Porque es tu amigo, o es parte de tu familia, a veces puedes sucumbir y prestarle plata a alguien. Pero ¿es una buena idea? Y es que bien dice el dicho: “Si tienes ganas de no ver a alguien, préstale dinero”.

 

No quiero que generes riñas familiares o distanciamientos con tus amigos por un tema tan trivial como la plata, así que aquí te dejo algunos consejos si eres de quienes quieren hacerla de banco y darle un préstamo personal a un conocido.

 

#1.  Papelito manda

 

Si quieres hacerla de banco, pues copia algunos procedimientos de cómo funcionan. Prestar dinero de palabra no es una opción para tus finanzas personales, así que redacta un contrato. Con el contrato, tendrás una prueba que te servirá para obligar a la otra persona, en caso se niegue a pagarte, a cumplir con lo acordado.

 

Así hayas decidido no imponerle el pago de intereses, el contrato es necesario, para que conste por escrito que le diste el dinero y que la otra persona se comprometió a pagarte. Bancariza la operación, envíale el dinero por una transferencia bancaria.

 

#2. No prestes a ciegas

 

Por mucho que quieras a quien te pida plata, no puedes hacerle un préstamo a ciegas. Por eso es bueno que investigues un poco cómo está su economía y cual es el destino del crédito. Gracias a la tecnología, hoy en día puedes acceder a esta información a través de la SBS o de Infocorp online.

 

#3. Aléjate de los morosos

 

No dejes que el cariño te impida ver los defectos. Las personas que tienen grandes deudas a cuestas, no son candidatas a que les prestes algo tan importante como parte de tus ahorros. Así que, si quien te pide plata prestada para endeudado, es mejor decir que no.

 

Algunos datos extra

 

Si escribiste un contrato para prestar dinero, los datos que no deben faltar son:

  • Tu nombre y el de la persona a quien prestas (con sus documentos de identidad).
  • El monto que vas a prestar.
  • El tiempo que la otra persona tiene para devolvértelo.
  • La forma en cómo te devolverá el dinero.
  • El cronograma en el que se realizarán los pagos.
  • Los intereses, si los hubiera.
  • La firma, con la certificación notarial
  • Un pagaré

 

Si la persona a la que le prestas no es solvente, te recomiendo que le solicites alguna garantía que te permita asegurar la devolución de tu dinero. Esperamos que estos consejos te sean de mucha ayuda si vas a hacerle un préstamo personal a alguien.

 

Lee también: 

 

¿Por qué no ir con un prestamista informal?
* ¡Por estos motivos te rechazan los préstamo personales!
¿Qué significa una cuota comodín?