¿Tienes una deuda o muchas que no puedes pagar? ¿Ningún familiar te puede prestar dinero para amortiguar tus problemas financieros?

 

Si es tu caso el peor error que puedes cometer es pedir un préstamo para pagar las deudas acumuladas. ¡Conoce por qué en esta nota!

 

#1. Entrarás en un círculo vicioso

 

Pedir préstamos para pagar deudas no menguará las deudas que tienes te creará una nueva deuda y si tienes problemas para pagar esta seguirás cayendo en el círculo vicioso de seguir pidiendo para seguir pagando hasta que puedas llegar al punto de poner como aval tu casa, entre otras propiedades.

 

#2. Terminarás gastando más dinero del que tienes

 

Cuando adquieres nuevas deudas, no solo pagas por ella, sino también las comisiones y los intereses del banco que te la prestó. Si no calculas bien los montos que deberás pagar cada mes, puede que termines pagando más dinero del que ganes.

 

De por sí sabes que estás en problemas financieros cuando el pago mensual de tu deuda supera el 30% de tus ingresos.

 

#3. Te endeudarás por más tiempo

 

Para poder pagar tus deudas actuales deberás pedir un préstamo que cubra el monto total. Si las cuotas mensuales son bajas, teniendo en cuenta que no tienes solvencia, podrás notar que la deuda se alargará por más tiempo por lo que al final pagarás más de lo que inicialmente debías.

 

Consejos para lidiar con deudas impagables

 

Si tienes deudas que se han vuelto un dolor de cabeza y aún no te retrasas en tus pagos, hay muchas alternativas para aliviar esta carga.

 

Lo ideal es buscar un ingreso extra que te permita cumplir con las cuotas mensuales. Si esto no es posible la consolidación de deudas es una opción que ofrecen bancos como el BCP, BBVA, Interbank, etc. Solo recuerda comparar sus tasas de interés antes de decidirte por alguno.

 

No olvides que también puedes solicitar la consolidación de tu deuda a través de nuestra web. Te evaluamos para saber si calificas.