¿Eres de quienes pasan el mes raspando? ¿De los que tienen que hacer magia para estirar el dinero por todo lo que tienes que pagar? Déjame decirte que tienes problemas de endeudamiento. ¡Aceptarlo es el comienzo para lidiar con ello! Hoy te enseño a analizar qué tan grave es el problema de deudas que tienes.

 

¿Pagas solo el mínimo?

 

Si tu respuesta es sí, estás camino al sobreendeudamiento, ya que al pagar solo el mínimo lo que haces es alargar la deuda y pagar muchos más intereses que el mismo préstamo o crédito inicial. Si tu respuesta es “No”, vamos bien. Claro, en el caso de que pagues más que el mínimo o la cuota fija mensual o más que ésta.

 

Si tu respuesta es: “Ni el mínimo” pues vas cuesta abajo en tus finanzas personales, pronto no tendrás ni para un chicle de la bodega.

 

¿Usas tu tarjeta de crédito para pagar otras deudas?

 

Es lo peor que puedes estar haciendo, ya que lo que ocasionas es una bola de nieve de deudas. A la larga, la deuda será tan grande que te costará lidiar con ella y seguir teniendo una vida con todos los gastos y comodidades a los que estás acostumbrado.

 

Si acabas de notar que estás siguiendo este camino quizá sea mejor que solicites la ayuda de un asesor financiero. Si aún no has caído en retrasos en tus pagos, hay una solución: la consolidación de deudas.

 

No hay plata ni para el pan de todos los días

 

Aquí ya estás en un serio problema, y es que te has descuidado mucho. El dinero que ganes cada mes tiene que alcanzar al menos para los gastos básicos.

 

Si ganas bien, pero no te alcanza ni para ésto, es hora de cambiar el chip porque estás gastando en cosas que no necesitas. Comienza por hacer un presupuesto personal que te ayude a identificar las fugas de dinero. Así sabrás organizarte mejor con el pago de tus necesidades y tus deudas.

 

¿No conoces cuánta plata debes?

 

Si no sabes cuánto debes, ¿cómo sabrás cuánto debes destinar cada mes para su pago? ¿Cómo sabrás en cuánto tiempo serás libre de deudas? Ve ahora mismo a tu escritorio, saca hoja y papel y toma cuenta de todas tus deudas y calendarios de pago. Con esta información, podrás planificar mejor el uso de tus ingresos y finalizar más pronto tus compromisos económicos.

 

También sabes que estás en la cuerda floja de las deudas cuando tus llamadas recientes no son de gente que estimas, sino del número de call centers de los bancos u otras entidades financieras que solo se comunican contigo para cobrarte. Si tienes más dudas sobre tus deudas, nada mejor que conocer tu reporte financiero a través de Infocorp o de la SBS.

 

Lee también: 

 

Consejos para que cuides tu dinero. ¡No lo tires a la basura!
Consolidar tus deudas: lo que debes y no debes hacer
Por qué no te conviene un préstamo para pagar deudas