¿Tienes problemas para saldar una deuda? ¿Las cuotas mensuales y el cronograma de pagos actual es un dolor de cabeza? Una opción es refinanciar. Conoce los pasos para hacerlo.

 

Ve al banco

 

Lo primero que tienes que hacer, antes de omitir el pago de tu deuda, es acercarte al banco a conversar. Esto es bueno ya que le hará ver al banco que no quieres fallar al contrato que tienes con ellos y que eres responsable con tus pagos. El punto para tener éxito en este momento es tener bajo la manga un plan que le permita comprender al banco cómo harás para cumplir con tus responsabilidades.

 

Te van a evaluar nuevamente

 

Como ahora tus finanzas personales se encuentran en una nueva condición el banco va a revaluar tu estado financiero. De esa forma podrán saber si lograrás o no pagarles si aceptan el refinanciamiento.

 

Si te aprueban…

 

Si pasas la nueva evaluación, el banco va a hacer un nuevo cronograma de tus pagos. Así la próxima cuota podría ser dentro de 45 días, tras la aprobación. El nuevo cronograma puede: reducir tus pagos mensuales, lo que significa que aumentará la cantidad de meses en las que deberás saldar el total.

 

¿Cuándo refinanciar?

 

La mayoría de personas prefiere refinanciar sus pagos cuando no puede lidiar con el monto o las fechas actuales. Esto no es conveniente ya que a largo plazo terminar pagando más al banco. Lo ideal es buscar refinanciar condiciones como el porcentaje de intereses que se paga por un préstamo o crédito.

 

Por eso, refinanciar también resulta conveniente  cuando tienes la intención de ahorrar dinero. Está claro que las entidades financieras se resistirán a disminuir sus tasas de interés por mucho, pero incluso menos del 1% es ganancia a futuro para ti. Eso, claro está siempre y cuando mantengas los montos y plazos de pago al refinanciar.

 

 

   

Solicita tu préstamo

 

 

 

   

Lee también: 

 

5 Consejos para no afectar tus finanzas en Navidad
 Elige entre refinanciar y reprogramar tus deudas
¿Es lo mismo refinanciar que reprogramar la deuda?