Cuando tenemos problemas para pagar una deuda, tenemos diferentes alternativas antes de caer en la morosidad. ¿Lo sabías? Dos de estas opciones son refinanciar y reprogramar, y aunque a veces suele confundírseles, se trata de dos términos diferentes. ¡Conoce las diferencias entre refinanciar y reprogramar la deuda!

 

¿Qué es refinanciar?

 

Cuando solicitas refinanciar una deuda tu periodo de pago puede extenderse lo que permite que el monto de las cuotas se reduzca. No todo es color de rosa con el refinanciamiento y es que tienes que tener presente que este procedimiento daña tu historial crediticio. ¿De qué forma? Pues desde el momento en que refinancias tu calificación en las centrales de riesgos, como Infocorp, baja – ¡ahora serás un cliente con problema potencial!-, lo que hará difícil que te den otro préstamo en poco tiempo.

 

Lee también: Dime cuántos días vas retrasado en tus pagos y te diré tu calificación crediticia

 

Consejos para refinanciar una deuda

 

Si quieres refinanciar, pese a los problemas que puede traer a tu historial crediticio, te aconsejo que planees bien lo que le dirás a tu asesor bancario. Lo ideal es que solicites el refinanciamiento cuando tengas un plan que te permita pagar tu deuda en poco tiempo -¡un presupuesto personal será de gran ayuda!. Si mantienes un buen historial después de refinanciar no tendrás problemas para obtener nuevos créditos.

 

¿Qué es reprogramar una deuda?

 

Reprogramar es distinto a refinanciar. Lo que pides al reprogramar es que la fecha de pago de tu próxima cuota se retrase un poco. En otras palabras: cambias la fecha de pago mensual actual.

 

Como no es que no puedas lidiar con el pago en meses, la tasa de interés que tenías inicialmente se mantendrá. Además, tampoco cambiará tu estado ante las centrales de riesgo. No sólo puedes cambiar la fecha de pago, sino también los montos actuales. Para eso tienes que acercarte al banco a renegociar las condiciones de tu contrato.

 

¿Hay alguna otra opción?

 

Si acaso no te gusta la primera opción y el banco no acepta la reprogramación, te queda la consolidación de deudas. Lo que es ideal si tienes deudas con diferentes bancos. Con este servicio unificas tu deuda, lo que te permitirá reducir intereses.

 

Otra opción, si acaso tienes una deuda en dólares, pero recibes tu salario en soles, es cambiar la divisa de tu deuda, si el banco no acepta el cambio puedes acudir con otra entidad financiera para que compre tu deuda.

 

¿Tienes problemas con tus deudas? Tienes más de una opción para no caer en la morosidad. ¿Cuál elegirías?