Refinanciar y consolidar deudas son dos alternativas en las que tienes que pensar cuando se te hace imposible lidiar con las deudas que tienes pendiente y ves que esto afecta tus finanzas personales. Ambas son opciones atractivas a primera vista. Pero no te debes decidir por ninguna si no conoces bien las ventajas y desventajas que traen consigo.

 

¿Qués es refinanciar? ¿Me conviene realmente?

 

Refinanciar es el proceso a través del cual extiendes tu plazo de pago disminuyendo así tus cuotas mensuales, más no los intereses de tu deuda.

 

Es decir, si eliges refinanciar una deuda, que has planeado pagar en 5 años, y llevas pagando dos, puedes solicitarle a tu prestamista que extienda los 3 años restantes de tal forma que sea menor el monto que pagues cada mes.

 

La desventaja de elegir esta opción de pago es que si bien las cuotas mensuales serán menores a la larga le terminarás pagando muchos más intereses a quien te prestó, sin contar las comisiones que te cobrará la entidad financiera. ¡No dejes de tener en cuenta este aspecto antes de solicitar el servicio!

 

Antes de refinanciar, quizá lo mejor sería pensar en reprogramar el pago de la deuda. Un beneficio de esta opción alterna es que la tasa de interés suele mantenerse igual que el de la deuda original, lo que se ha visto que no sucede cuando se refinancia. Hay que tener en cuenta que solo se puede acceder a reprogramar una deuda  cuando el plazo límite de su pago no ha vencido.

 

¿Qué es la consolidación de deudas? ¿Es una mejor opción?

 

Consolidar una deuda suele ser una mejor opción que refinanciar. Al consolidar una deuda, una entidad bancaria compra la o las deudas que se tienen con uno o varios bancos. De esa manera se termina pagando a un solo ente financiero.

 

Al pagar a un solo banco, la tasa de interés se reduce, así como los gastos por comisiones y similares. Estos gastos extra que ya no vendrán en el recibo de cada mes pueden ser aprovechados para ahorrar e incluso abrir una cuenta de ahorros que te permita tener mayor solvencia para el futuro.

 

Hay que tener en cuenta que para ser candidato para la consolidación de deudas hay que estar al día en tus pagos.

 

Conoce más motivos para optar por la consolidación de deudas en nuestra nota: ¿Por qué debes consolidar tus deudas?

 

Algunos consejos a la hora de elegir…

 

Sea cual sea la alternativa que elijas, siempre será recomendable que evalúes todas las opciones que tienes disponibles. Reprogramar puede ser mejor que refinanciar o consolidar, pero depende de tu situación económica la opción más acertada.

 

Si optas por consolidar tu deuda, recuerda siempre visitar todos lo bancos que te sea posible. Esto te permitirá conocer cuál tiene la menor tasa de interés anual. También puedes informarte de este dato a través de un comparador online. ¡Está en tus manos dar con la mejor forma cómo salir de deudas!