Empezaste con una tarjeta de crédito, luego con otras, seguiste con un préstamo y ahora no puedes pagar tus deudas. ¿Es tu caso? Esperamos que no y que estés aquí solo por curiosear. Si no es así, aquí te damos 3 simples consejos para acabar con las deudas que tanto te estresan.

 

#1. Ordena tus deudas

 

Sabemos que no puedes pagar todo junto – ¡por eso estás aquí!. Tal vez has tenido algún que otro retraso, por lo que una consolidación de deudas tal vez ya no es viable. Lo primero que debes hacer ante esta situación es ordenarte. Comienza por pagar las deudas más caras siempre. Así te será más fácil ir lidiando con los intereses.

 

#2. ¿Cómo amortizar tu primer deuda?

 

Ya has fijado tu meta y sabes qué deuda quieres cancelar primero. Es momento que ajustes tu presupuesto personal. De esta forma podrás destinar el mayor dinero posible a pagar la deuda más cara. Planea pagar el mayor dinero mensual, así podrás cancelarla en menos tiempos y seguir adelante con las demás.

 

#3. Repite el mismo proceso

 

Una vez que hayas logrado pagar la deuda más cara tendrás más dinero para pagar las otras (¡nunca dejes que una deuda se venza!). Si te cuesta mucho poder pagar las otras intenta tener una buena cantidad de meses estando al día, tal vez puedas lograr recibir alguna oferta de consolidación de deudas que te permitirá obtener un crédito más barato.

 

Un consejo más

 

Para que esta estrategia funcione y tus finanzas personales salga a flote nuevamente, es importante que no adquieras nuevas deudas en el proceso. Una buena medida es dar de baja algunas de tus tarjetas y dile ¡NO! a esos préstamos tan atractivos. Y si eres de quienes aún no se retrasan en sus pagos, pero ya ves que no es fácil pagarlo todo, anímate por una consolidación de deudas, te será de gran ayuda.

 

Lee también: 

 

Lo que debes hacer si no puedes pagar una deuda.
Pasos para consolidar tu deuda ahora